¿Qué es la biodiversidad y qué tiene que ver con nuestra alimentación?

La palabra «biodiversidad» es un término relativamente nuevo que se usó por primera vez en una publicación del entomólogo Edward O. Wilson en 1986. Es un término un poco complejo que, desafortunadamente, parece que tan solo interesa a las pocas personas que lo estudian.

En realidad, la palabra se refiere a un concepto simple pero relevante para todos los habitantes del planeta, ya que esta incluye a la naturaleza, a la vida en sí misma y a su propia diversidad en muchos niveles distintos, desde el más pequeño (los genes, los pilares básicos de la vida) pasando por las plantas y las especies animales hasta llegar a los niveles más complejos (los ecosistemas). Todos estos niveles se entrecruzan, se influyen mutuamente y evolucionan.

Los científicos de la Universidad de Stanford han comparado las especies y la variedad de un ecosistema con los remaches que mantienen a un avión en pie. Si empezamos a quitar estos remaches, al principio no sucederá nada, el avión continuará funcionando. Pero poco a poco, la estructura se irá debilitando y llegará el momento en el que si eliminamos un remache más, el avión se estrellará.

En la historia de nuestro planeta, todo tiene un principio y un fin; en cada era se han extinguido muchas especies. Sin embargo, nunca lo han hecho a un ritmo tan vertiginoso como el de estos años, un ritmo mil veces mayor que el que hubo en eras anteriores.

Estamos experimentando la mayor ola de extinciones después de la desaparición de los dinosaurios. Cada hora, tres especies desaparecen. Cada día, más de 150 especies se pierden. Cada año, entre 18.000 y 55.000 especies se convierten en extintas.

La batalla para salvar la biodiversidad no es una batalla cualquiera. Esta batalla se libra por el futuro del planeta. Todos nosotros podemos hacer algo al respecto cada día en nuestra área local. No debemos afligirnos por lo que hemos perdido; debemos centraros en lo que todavía tenemos.