Desde TYS Magazine queremos felicitar a  Costa Rica por su labor en la protección de la fauna, tan difícil en otros países. Se han convertido en un ejemplo a seguir, ojalá los gobernantes del resto del mundo entendieran la importancia de la protección de la fauna como lo hacen en Costa Rica.

Esto sucedió ya en el 2012, pero no deja de ser una excelente noticia que nos alegra el día. Parlamentarios del congreso costarricense aprobaron de forma unánime, la reforma ala Ley de Conservación de Vida Silvestre, que ahora prohíbe la caza de animales como deporte.

Con una población de 4,5 millones de habitantes, Costa Rica es uno de lo países con mayor biodiversidad del mundo. El 25% del territorio del país centroamericano está protegido por reservas y parques naturales.

El jaguar, la danta, el caimán y las aves canoras estarán ahora más protegidas en Costa Rica, gracias a una nueva ley propuesta e impulsada por los propios ciudadanos, que prohíbe la caza deportiva de cualquier especie.

El país centroamericano, reconocido por su reputación de «destino verde», se convirtió esta semana en la primera nación del continente en cerrar las puertas a los amantes de la caza. La nueva Ley de Vida Silvestre es además la primera legislación aprobada por el mecanismo de la «iniciativa popular», es decir que fue presentada al Congreso no por diputados, sino por los propios ciudadanos.

Multas y prisión para infractores

Quienes cacen un animal en Costa Rica serán multados con hasta 3.000 dólares y, dependiendo de la especie, podrían incluso ser condenados a entre dos y cuatro meses de prisión.

La costumbre de tener como mascotas a animales silvestres como aves, iguanas, monos y mapaches también deberá cambiar con la nueva legislación, que prohíbe totalmente esta práctica y establece una multa de entre 600 y 1.200 dólares.

Pero la ley va más allá y también sanciona la exportación y el tráfico de cualquier especie de flora o fauna silvestre, a la vez que crea un Registro Nacional de Vida Silvestre. En ese registro los zoológicos y reservas, tanto públicos como privados, deben inscribir los especímenes que mantengan en cautiverio, tras presentar un plan de manejo.

El texto gozó del apoyo de todos los partidos políticos en el Congreso a excepción del Movimiento Libertario (ML, derecha), que se opone a la prohibición de la caza.

Más información 

tysgal