Uno de los principios básicos es su integración en el medio ambiente. Pero ¿cómo puede la arquitectura adaptarse al paisaje? Lo veremos con tres ejemplos: Florida (casa duna); Francia, edificio cubierto de vegetación; San Francisco: Academia de las ciencias de California.