Ningún parámetro evita calificar a Galicia de nuevo como tierra de emigración, al menos a tenor de los datos que acaba de difundir el Instituto Nacional de Estadística (INE), en los que cifra en 30.709 el número de personas que en el último año han abandonado la comunidad y en 27.876 el volumen de altas. De esa manera el saldo resulta negativo para Galicia en 2.833 personas, al ser deficitaria la comparación entre los movimientos migratorios con el resto de las comunidades autónomas al igual que con el extranjero.

Al contrario de lo que sucedió en el 2012, cuando el volumen de llegada de extranjeros palió la marcha de españoles residentes en Galicia, en esta ocasión tanto el abandono de extranjeros como la de gallegos es superior a las altas de ambos colectivos en el censo de la comunidad.

Leer noticia completa

Fuente: La Voz de Galicia