La industria del vino, como otros sectores, está siendo sensible a los problemas ambientales que presenta nuestra sociedad. Esta mayor sensibilidad y el auge del mercado ecológico hace que cada día se sumen más adeptos entre los bodegueros y enólogos de todo el mundo a crear vinos ecológicos u orgánicos.

Para considerar a las bodegas y vinos como ecológicos deben presentar una ecoetiqueta que certifique la sostenibilidad de la producción o gestión vitivinícola. En la Unión Europea debe cumplir una serie de requisitos legales establecidos en la normativa europea, concretamente en el Reglamento de Ejecución (UE) nº 203/12, actualizado en el 2018 (ver enlace).

Nuevo sello de agricultura ecológica (UE)

Los vinos ecológicos presentan muchas similitudes con la producción tradicional, aunque con diferencias. Los vinos ecológicos tienen que presentar las siguientes características:

  • Se utilizan abonos orgánicos naturales para los viñedos
  • Está prohibido el empleo de la uva dañada en el proceso de vendimia.
  • Empleo de otras materias primas o aditivos de origen ecológico o de origen natural.
  • No se emplea técnicas que puedan dañar el medio ambiente o desvirtuar la naturaleza de los productos. Por esa razón la recolección se re realiza manualmente y no se realizan tratamiento en la bodega como la electrodiálisis o la desalcoholización.
  • Las etiquetas deben especificar de forma clara los ingredientes del vino y su proceso de elaboración.
  • Los vinos ecológicos restringen el tipo de productos químicos (fertilizantes, plaguicidas, antibióticos, etc.), permitiendo el uso tradicional del azufre o del sulfato de cobre (con limitaciones).  Aunque contienen sulfitos su concentración es menor que los vinos convencionales.

Respecto a las bodegas hay que tener cuidado porque pueden tener ecoetiquetas que certifican sólo parte del proceso y no toda la producción. O la certificación responde a servicios complementarios como por ejemplo un sistema de gestión ambiental (EMAS, ISO 14.001) solo para el restaurante o hotel.

 


Beneficios

Los vinos ecológicos presentan una mayor cantidad de polifenoles en relación a los vinos convencionales. Los polifenoles son sustancias que se encuentran en las plantas y determinados alimentos como las uvas para dar olor y sabor. Los ponifenoles son beneficiosos para nuestra salud (acción antioxidante).

La producción de estos vinos además de beneficiar a nuestro organismo favorece un entorno más complejo y con mayor biodiversidad.

Conclusiones

El coste de estos vinos suele ser relativamente más elevado ya que su elaboración es más difícil, debido a los requisitos ambientales.  Pero a día de hoy compiten directamente con los vinos convencionales, siendo una alternativa real.

Estos vinos ecológicos tradicionalmente se asociaban a tener defectos de sabor o aroma, pero está creencia no concuerda con la realidad. En la actualidad presentan unos niveles de calidad tan altos como los vinos convencionales, manteniendo todo su aroma.

En España han proliferado los vinos ecológicos de gran calidad en la mayor parte de las dominaciones de origen como pueden ser las bodegas: Rebel.lia (Utiel-Requena): Corisca (Albariño, Rías Baixas), Bagordi Graciano (Rioja), Gomellón (Jumilla), etc.