Existen vías exclusivas para bicicletas amplias, seguras y diseñadas para ir a los principales destinos urbanos en el menor tiempo posible, son las llamadas autopistas para bicicletas. Varias ciudades del mundo disponen de estas vías, o lo harán en breve, de este sistema que supera las limitaciones de los carriles bici.

Las autopistas para bicicletas pretenden superar las limitaciones de los carriles bicis y darle auténtico protagonismo como principal medio de transporte urbano. Estas vías están bien identificadas y señalizadas y son amplias, seguras, cómodas, continuas y exclusivas. Los trayectos se diseñan para llegar a los principales destinos urbanos en el menor tiempo posible. En algunas de ellas incluso se instalan estaciones de servicio, de forma similar a las autopistas de vehículos a motor, pero pensadas para los ciclistas.

Los defensores de estas autopistas señalan que, gracias a ellas, el uso de la bicicleta en ciudad aumenta de forma considerable. La congestión por el tráfico rodado, la contaminación y la emisión de gases de efecto invernadero, causantes del cambio climático, disminuye. Sus responsables aseguran que el gasto de montar este tipo de infraestructuras es mucho menor que el que supone una para coches y, además, crea más empleo.

Ejemplos de autopistas para bicicleta:

Copenhague

En el 2012 ha empezado a funcionar el primer tramo de la red de autopistas para bicicletas en el área metropolitana de Copenhague (Dinamarca).
Tiene una longitud de 17,5 kilómetros y transcurre por los municipios de Copenhague, Frederiksberg, Albertslund y Rødovre.

Cykelsuperstier from cykelsuperstier on Vimeo.

Suecia

La autopista para bicicletas  que se construirá en Suecia, tendrá 30 kilómetros de extensión, por lo que unirá Lund con Malmö, la tercera ciudad más grande de Suecia, siendo así una verdadera autopista interurbana. La ruta tendrá cuatro pistas – dos por sentido – e ingresos y salidas similares a los de las autopistas de autos, para ordenar el flujo de ciclistas y evitar choques entre ellos.

También contará con protecciones contra el viento y barreras que separarán a los ciclistas de los peatones, para evitar que cualquiera de ellos ingrese a la zona del otro. Además, como la autopista se iniciará y terminará dentro de las ciudades, los ciclistas circularan a la vista de los automovilistas, motivando a que éstos dejen el auto en la casa. En caso de accidentes o problemas con la bicicleta, los usuarios contarán con servicios técnicos que serán dispuestos cada cierta cantidad de kilómetros en un costado de la misma autopista.

La nueva autopista sueca será construida a un costado de las vías del tren, lo que hará que no sea tan cara porque se utilizarán los derechos de explotación de los márgenes ferroviarios.