No sé por qué aún se sigue hablando de la “amenaza” de calentamiento global cuando es una realidad que golpea por igual a zonas muy dispares. Para sólo mencionar a Latinoamérica y El Caribe, ya allí ocurre la “democratización” del desastre: simultaneidad de la desaparición de los nevados andinos en Bolivia o Perú y aumento del nivel de los océanos en el Mar Caribe tropical, todo por la misma causa. En el fondo hablamos de lo mismo; crecientemente las sequías —o inundaciones— son causadas por el calentamiento global.

El reciente informe del Comité Intergubernamental sobre el Cambio Climático de la ONU advierte de los problemas actuales y de la dramática perspectiva de no reducirse radicalmente las emisiones de carbono, causadas principalmente por el uso de energías no renovables como el petróleo. Desastres naturales, escasez de alimentos, masas de refugiados y tantas otras desgracias que ya están llegando. Para lograr la meta de no aumentar el calentamiento del planeta en más de dos grados centígrados, se debería reducir las emisiones de dióxido de carbono para el 2030 en un 40%.

Leer texto completo

Fuente: www.elpais.com