La situación de crisis que vive el mundo estos días debido al COVID-19 ha hecho que nuestras ciudades se vacíen de coches y peatones. Esta disminución forzosa tiene un lado positivo ya que supone una menor emisión gases de CO2 a la atmósfera, unos niveles de ruido más bajos y un menor riesgo para las personas.

Como no queremos que ningún virus sea el causante de estos beneficios hemos decidido dar unos breves consejos para que entre todos consigamos hacer de nuestras ciudades un lugar mejor. Basándonos en las recomendaciones del Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo, ITDP, os proponemos ocho medidas para mejorar el transporte en la ciudad.

1. Caminar

Desarrollar barrios y comunidades que promuevan la caminata, acortando los cruces de calles, enfatizando la seguridad y prioridad del peatón, creando espacio público y promoviendo actividades en plantas bajas, a nivel de calle.

2. Pedalear

Priorizar redes de ciclovías, diseñando calles que acentúen la seguridad y prioridad de los ciclistas, ofreciendo estacionamiento seguro para bicicletas públicas y privadas.

3. Conectar

Crear patrones de calles con paseos que sean muy accesibles para peatones, ciclistas y tránsito de vehículos; crear calles sin coches, callejones y caminos verdes para promover viajes no motorizados.

4. Transportar

Promover el transporte público de alta calidad que asegure un servicio frecuente, rápido y directo, además de localizar las paradas estaciones a distancias adecuadas y caminables para poder conectar viviendas, trabajo y servicios.


5. Mezclar

Planificar la ciudad para crear usos de suelo mixtos, con un óptimo balance entre vivienda, comercio, parques, espacios abiertos accesibles y servicios.

6. Compactar

Otra medida para mejorar el transporte en la ciudad es crear regiones compactas que favorezcan los viajes pendulares cortos. El objetivo es reducir la expansión urbana focalizando el desarrollo en las áreas adyacentes y vecinas al desarrollo existente, así como localizar viviendas y centros de trabajo a distancias cortas.

7. Densificar

Hacer coincidir la densidad poblacional con la capacidad del sistema de transporte.

8. Cambiar

Incrementar la movilidad reduciendo el estacionamiento y regulando el uso de las calles; limitar el estacionamiento para desalentar el uso del automóvil en horas pico; implantar cuotas por uso del automóvil por horas del día y destinos. La gestión de la movilidad tiene como objetivo reducir el uso del automóvil, pues éste es el modo que resulta más costoso e ineficiente para la sociedad.

Saber más: ¿Cómo crear Planes Integrales de Movilidad?