Nuestras ciudades están dominadas por el hormigón y presentan un déficit de zonas verdes, sin embargo tienen gran biodiversidad urbana aunque el ritmo de vida que llevamos no nos permite darnos cuenta de ello. Muestra de ello es que debido al Covid-19 las calles y plazas de las ciudades de todo el mundo se están vaciando de gente, un hecho que los animales salvajes están aprovechando para adentrarse en los centros urbanos.

Sin embargo y a pesar de lo que pueda parecer, nuestro planeta está sufriendo un proceso acelerado de pérdida de biodiversidad que, desde algunos ámbitos científicos, ya han calificado como la sexta extinción. Esta denominación ya nos da una pista de que, en el transcurso de la historia de la vida en la Tierra se produjeron otras cinco crisis de biodiversidad, episodios que tuvieron lugar hace millones de años y en los que se perdieron entre el 75% y el 95% de las especies del planeta.

 


Pero la actual extinción tiene una diferencia importante con las cinco anteriores. Detrás de aquellas extinciones en masa del pasado sólo se encontraban las causas naturales, las especies desaparecieron como resultado de drásticos cambios climáticos, de erupciones volcánicas generalizadas o incluso del impacto de un gran meteorito. Sin embargo, el episodio de extinción masiva de especies en la que estamos entrando está causado por el hombre. Hemos cambiado tanto las condiciones globales del planeta que muchas especies no pueden encontrar un sitio adecuado donde sobrevivir.

La conservación de la biodiversidad es compleja en un planeta cada vez más urbano

La gravedad de la actual crisis de la biodiversidad exige la aplicación de medidas urgentes. Son necesarias acciones a múltiples escalas, desde la economía global a las decisiones de consumo individuales, desde los organismos internacionales a los gobiernos locales, desde los espacios naturales más remotos hasta nuestros pueblos y ciudades. Es en este último reto, el de nuestros espacios urbanizados, en el que pretende centrarse este manual, el propósito es realizar una aproximación a la conservación de la biodiversidad en entornos urbanos desde la visión y experiencia de SEO/BirdLife, y mostrar una selección de casos prácticos que puedan inspirar su aplicación en los pueblos y ciudades de España.

Asimismo, la naturalización de nuestros pueblos y ciudades (conservar la biodiversidad urbana) requiere de una participación activa de la sociedad, por lo que se presenta como una valiosa guía para que los vecinos, a título individual, o a través de colectivos, puedan impulsar acciones en sus localidades.

Descargar 100 medidas para la conservación de la biodiversidad en entornos urbanos.