Turismo, cambio climático, especies invasoras… entre los retos a los que se enfrentan los Parques Nacionales

Picos de Europa

Ruta del Cares

Ocupa un 10% del total de la isla, ocupando el centro y parte del norte de La Gomera. Gracias a sus musgos, líquenes y helechos ofrece unos paisajes surrealistas en los que destaca la laurisilva canaria. Es Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

Los Parques Nacionales españoles, que han alcanzado su primer centenario este mes de julio, ahora se enfretan a un nuevo reto: el de gestionar el número creciente de visitas, que ronda los 15 millones, en un contexto de cambio climático y de proliferación de especies invasoras.

Pero no son los únicos desafíos a los que se enfrentan estos espacios protegidos. Las ONG ambientales reclaman un aumento presupuestario por parte de las administraciones estatales y autonómicas para los Parques Nacionales y han recordado, con motivo del centenario, la necesidad de “atajar importantes problemas” en cada uno de ellos.

Por ejemplo, el responsable del Programa de Conservación de Espacios de SEO/BirdLife, Octavio Infante, cree que es preciso “ponerse en guardia”, sobre todo en Doñana y en Tablas de Daimiel para resolver los problemas derivados de los pozos y cultivos ilegales que están poniendo “en serio peligro” su conservación.

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha indicado que los más amenazados de la red por sus tendencias ambientales preocupantes, son el Teide y Doñana sobre todo en sus zonas periféricas.

Los parques que presentan mayor sostenibilidad ambiental son Aigüestortes i Estany de Sant Maurici, en el Pirineo leridano; Ordesa y Monte Perdido, en el Pirineo oscense, y Caldera de Taburiente, en la isla canaria de La Palma.

Proyectos de futuro para los Parques Nacionales

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha anunciado su intención de que “pronto sean una realidad” nuevas aprobaciones, como la declaración del Parque Nacional de la Sierra de las Nieves, y dar pasos de cara a las futuras designaciones en el Mar de las Calmas, en la isla de El Hierro, y la ampliación del Parque Nacional de Cabrera.

Actualmente la red ocupa cerca de 384.592 hectáreas -de las cuales 15.988 son  marinas- en 12 comunidades autónomas y 19 provincias, aunque tienen la ambición de continuar ampliándola. Canarias la que mayor número de parques nacionales alberga -con tres en Tenerife y 1 en Lanzarote- seguida por Andalucía, Castilla-La Mancha y Castilla y León, con dos respectivamente.

Forman la Red de Parques Nacionales el del Teide (1954); Caldera de Taburiente (1954); Aigüestortes i Estany de Sant Maurici (1955); Doñana (1969); Tablas de Daimiel (1973); Timanfaya (1974); Garajonay (1981); Cabrera (1991); Cabañeros (1995); Sierra Nevada (1999); Islas Atlánticas de Galicia (2002); Monfragüe (2007) y, el más joven, Sierra de Guadarrama (2013).

Estas “joyas de la corona” albergan especies endémicas y algunas de ellas en peligro de extinción, como oso, urogallo, lince, quebrantahuesos, visón europeo, pardela balear y otras como águila real, el buitre leonado, el tritón pirenaico y el sarrio, ardilla, zorro, jabalí, garduña, marmota y especies de flora como hayas, robles, tilos, nogales, fresnos, castaños, avellanos y especies de flores como orquídeas, flor de nieve, violeta del Teide, entre otras.

Fuente: 20 mintuos


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *