Territorios depredadores

Territorios Depredadores

Cuando analizamos la estructura territorial de un continente, país o región, detectamos una serie de desequilibrios, destacando unos ámbitos que se vacían demográficamente y por consiguiente económicamente, a favor de otras zonas.  Estas zonas son meras productoras energía y de materias primas. Esto se puede ver en España, como puede ser el interior de Galicia,  Extremadura, etc.  A favor de otras regiones que absorben toda esta riqueza y genera gran cantidad de residuos.  Esto produce grandes desequilibrios territoriales, tanto en las regiones que se desertifican como las receptoras de capital y recursos humanos.

Esta problemática ya la estudió el economista y estadístico José Manuel Naredo. Naredo puso de relieve las relaciones territoriales alrededor del modelo de Depredador-Presa, destacando la ordenación del territorio alrededor de nodos de atracción. Estos núcleos son centros de atracción de capitales, población, áreas de apropiación y vertido.  Naredo se dio cuenta que las áreas centrales de España (áreas urbanas de Madrid y Barcelona) absorbían una gran cantidad ingente de recursos y energía, así como de población y capital, en contraposición a otras regiones,  en este caso Extremadura (Aunque se puede extrapolar a otras regiones de España).

Como vemos en España existen territorios depredadores, pero no sólo en España, y no sólo a esta escala.

Naredo para el estudio de las relaciones entre el desarrollo económico y el deterioro ecológico profundizó nuevamente en el modelo depredador – presa a escala planetaria, centrando la atención en el comercio de los países ricos o desarrollados, lo que le permitió confirmar la condición que tienen de receptores netos de recursos del resto del planeta, ilustrado con mapas de flujos de los principales productos del comercio internacional. También puso de manifiesto que las cuentas de los países más desarrollados se saldan con el intercambio financiero y no con la balanza de mercancías, al actuar estos países como atractores del ahorro de todo el mundo.

Este modelo depredador- presa también se refleja a escalas más de detalle, como puede ser a nivel provincial o urbano. Por ejemplo en algunos barrios pobres de la ciudad  de Nueva York la esperanza de vida baja a niveles propios de un país subdesarrollado.

La estructura territorial basada en el actual modelo económico-financiero favorece la creación de territorios depredadores y por tanto territorios presa, conformado un desarrollo territorial insostenible.

Con un simple análisis podréis detectar si estáis viviendo en un territorio depredador o presa.  ¿Dónde vivís?

Más información sobre el profesor Jose Manuel Naredo

Autor: Jose Taboada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *