Número récord de zonas europeas con aguas de baño de calidad excelente

El informe de la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) y la Comisión Europea confirma la evolución positiva que se viene registrando desde hace cuarenta años, con aguas cada vez más limpias en las playas y lugares de baño de toda Europa. La evaluación ha compilado los análisis de muestras de aguas de baño tomadas en más de 21 000 zonas de baño costeras e interiores, por lo que ofrece una buena indicación de dónde van a encontrarse los mejores sitios con aguas de la mayor calidad el próximo verano. Las muestras de agua se analizan para comprobar la presencia de contaminación fecal ocasionada por aguas residuales o por el ganado.

Al igual que en los últimos años, la inmensa mayoría de los lugares de baño de Europa puede hacer gala de unas aguas de buena calidad. En 2016, el 96,3 % de las zonas cumplía las normas mínimas contempladas en la Directiva sobre las aguas de baño de la UE (calidad «suficiente»), porcentaje ligeramente superior al 96,1 % del año 2015. Más del 85 % (85,5 %) de las zonas de baño cumplía las normas de calidad más estrictas de la Directiva (calidad «excelente»), rebasando el 84,4 % alcanzado en 2015.

Karmenu Vella, comisario europeo de Medio Ambiente, Asuntos Marítimos y Pesca, ha declarado lo siguiente: «La excelente calidad de las aguas de las zonas de baño europeas no es producto del azar. Es el resultado del arduo trabajo de unos profesionales especializados y enfatiza la importancia que tiene fomentar una política de la UE que promueva los empleos «verdes». Este año, la Semana Verde Europea, que tendrá lugar del 29 de mayo al 2 de junio, celebrará esta dedicación. Los técnicos en el campo de la hidrología y de la protección frente a las inundaciones, los químicos especialistas en el medio ambiente y los gestores de aguas residuales desempeñan todos por igual una función esencial en el mantenimiento de una calidad elevada en las aguas de baño».

Por su parte, Hans Bruyninckx, Director Ejecutivo de la AEMA, ha dicho lo siguiente: «Es alentador constatar que son cada vez más numerosas las zonas de baño de toda Europa que cumplen las normas de calidad más exigentes. Los europeos pueden así conocer mejor las zonas que tengan previsto visitar el próximo verano. También quedan de manifiesto la eficacia de nuestras políticas medioambientales y los beneficios concretos para la protección de la salud humana y de nuestras vidas cotidianas que se derivan de una recopilación y análisis de datos llevados a cabo de forma excelente».

El informe abarca zonas de baño de la UE, Albania y Suiza. Cabe constatar que las aguas de baño europeas están mucho más limpias que hace cuarenta años, cuando se vertían en ellas grandes cantidades de aguas residuales urbanas e industriales sin depurar o parcialmente depuradas. Junto al informe, la AEMA ha publicado un mapa interactivo actualizado que muestra los resultados de cada zona de baño. En las páginas webs de la AEMA y de la Comisión Europea dedicadas al tema pueden consultarse los informes actualizados de cada país e información sobre la Directiva.

Otros resultados clave:

  • Todas las zonas de baño sobre las que se ha informado situadas en Austria, Croacia, Chipre, Estonia, Grecia, Lituania, Luxemburgo, Letonia, Malta, Rumanía y Eslovenia alcanzaron como mínimo un nivel de calidad «suficiente» en 2016.
  • En cinco países, el 95 % o más de las zonas de baño alcanzaron una calidad «excelente»: Luxemburgo (las 11 zonas de baño objeto del informe sin excepción), Chipre (99 % de todas las zonas), Malta (99 % de todas las zonas), Grecia (97 % de todas las zonas) y Austria (95 % de todas las zonas).
  • En 2016, la calidad del 1,5 % (1,4 % para los países de la UE) de las aguas de las zonas de baño se consideró «insuficiente». Entre la temporada de baño de 2015 y la de 2016, el número absoluto de zonas de baño de calidad «insuficiente» descendió de 383 a 318 (de 349 a 302 para los países de la UE).
  • El número más elevado de zonas de baño de calidad «insuficiente» se registró en Italia (100 zonas de baño o un 1,8 %), Francia (82 zonas de baño o un 2,4 %) y España (39 zonas de baño o un 1,8 %).

Antecedentes

La contaminación fecal de las aguas sigue constituyendo un riesgo para la salud humana, en especial si está presente en las zonas de baño. Nadar en playas o lagos contaminados puede  provocar enfermedades. Las principales fuentes de contaminación son las aguas residuales y las aguas drenadas de las tierras y las explotaciones agrícolas. Esta contaminación se incrementa cuando se producen precipitaciones intensas e inundaciones, debido al desbordamiento de las alcantarillas y al vertido de aguas de drenaje contaminadas en ríos y mares. Todos los Estados miembros de la UE, así como Albania y Suiza, supervisan sus zonas de baño conforme a las disposiciones de la Directiva sobre las aguas de baño (revisada) de la UE. En función de los niveles de bacterias detectados, la legislación especifica si la calidad de las aguas de baño puede clasificarse como «excelente», «buena», «suficiente» o «insuficiente». Si el veredicto es «insuficiente», los Estados miembros deben adoptar determinadas disposiciones, tales como prohibir el baño o colocar carteles con advertencias que lo desaconsejen, proporcionar información al público y establecer medidas correctoras adecuadas.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *