Moverse en bici y cobrar por ello, la nueva idea de Holanda para reducir el uso de los coches

bicicleta

El Gobierno holandés negocia con las empresas para que empiecen a pagar a los empleados 0,19 euros por cada kilómetro diario que estos circulen en bicicleta desde su casa al trabajo, un incentivo para reducir aún más el uso del coche en Holanda.


“Mi ambición es garantizar que las personas puedan ir fácilmente al trabajo, a la escuela, a ver a la familia o a los amigos. La bicicleta contribuye de manera importante a la accesibilidad, la habitabilidad y a la salud. Reduce los atascos y da cabida a las personas que no tengan otra opción”, explicó la secretaria de Estado, Stientje van Veldhoven.

El Ministerio de Infraestructuras y Agua se ha puesto como objetivo sacar de las carreteras a 200.000 conductores y aumentar así el tráfico en bicicleta con el año 2040 como objetivo.

En un comunicado, Van Veldhoven explicó que busca “estimular el ciclismo” y atraer viajeros adicionales a los carriles bici: “Quiero que juntos hagamos 3.000 millones de kilómetros más en bicicleta”, propuso.

Según cifras oficiales, más de la mitad de los viajes en automóvil en todo el territorio holandés son de trayectos inferiores a 7,5 kilómetros diarios, una “buena distancia para hacer en bicicleta”, según el Ministerio.

“Yo me hago por cada trayecto 18 kilómetros de ida y otros 18 de vuelta a casa. Para mí, poder moverme en bicicleta es una maravilla”, reconoce el español Alberto Brines, ingeniero en una empresa holandesa de La Haya y residente en la vecina Leiden.

Para él, este medio de transporte le permite “aprovechar el tiempo para hacer ejercicio y estar más sano” y a la vez usar una forma “segura de moverse porque no corres el riesgo de que te atropellen”, insiste Brines, quien recuerda que Holanda tiene “una red de carriles bici estupenda”.

Como viajero ciclista habitual, explica que las empresas en las que ha trabajado en Holanda están “todas preparadas para los empleados que acuden a la oficina en bicicleta porque cuentan con duchas, vestuarios y aparcamiento bajo techo”.

Además, en un país relativamente pequeño, más de la mitad de los trabajadores vive a menos de 15 kilómetros de su lugar de trabajo, lo que, para los más perezosos, es una distancia “fácil de cubrir, incluso con la ayuda de las avanzadas bicicletas eléctricas” cuyo uso aumenta en este país año tras año, según Infraestructuras.

Este incentivo económico estará antes del final del verano

El Ministerio se encuentra, entre otras cuestiones, negociando con los grandes empleadores nacionales, las multinacionales basadas en los Países Bajos y las pymes, sobre cómo “las regulaciones tributarias existentes se pueden utilizar de manera óptima” y ofrecer así incentivos.

Como ejemplo, Van Veldhoven ha señalado la asignación de 0,19 euros por kilómetro viajado por cada empleado y el reembolso del precio de una bicicleta nueva, algo que ya ofrecen algunas empresas holandesas.

El Gobierno holandés asignó este año 100 millones de euros en el presupuesto para acelerar la construcción de carriles bici y, sobre todo, para innovar o construir estacionamientos de bicicletas cerca de las estaciones de transporte público.

La cuestión de la falta de aparcamientos se hace cada vez más evidente debido al aumento del uso de bicicletas eléctricas o las de carga, que son más grandes que las bicicletas tradicionales.

Otra de las medidas que está promoviendo el Gobierno holandés, y que están implementando los municipios de forma individual es la salida de las motos de los carriles bici y su traslado a las vías públicas y carreteras, con la obligación de usar un casco.

Esto reducirá los atascos para bicicletas en hora punta y el riesgo a sufrir accidentes en los carriles bici.

Fuente: 20 minutos


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *