Los coches eléctricos e híbridos son fiables, contaminan poco y son cada vez más fiables

El año pasado, el mercado de vehículos eléctricos en España registró un crecimiento de ventas del 107,8% respecto a 2016, alcanzando un total de 13.021 entregas, de las cuales el 83% fueron vehículos eléctricos puros y el 17% híbridos enchufables.

Este repunte se ha debido en gran parte a las ayudas del Plan Movalt impulsado por el Gobierno a final de año, que se consumió en poco más de 24 horas. Ante esta gran demanda, está previsto inyectar más fondos para estas ayudas durante este año.

Por comunidades autónomas, Madrid lideró el ránking de ventas, con 3.346 vehículos eléctricos (un crecimiento del 80%) y 1.557 híbridos (un 136% más). Le sigue Cataluña con 2.647 vehículos eléctricos puros y 658 híbridos.

Tanto ciudadanos como empresas e instituciones están tomando conciencia de la necesidad de impulsar una movilidad sostenible y de que los vehículos ecológicos son una buena opción para ello. Las ventajas son evidentes: sus emisiones de CO2 son muy bajas o nulas, son muy silenciosos, están exentos de impuestos de matriculación, y en algunos casos pueden acogerse a deducciones del IRPF y a bonificaciones en impuestos de tracción mecánica.

En 2010, Nissan fue el primer fabricante automovilístico en introducir un vehículo completamente eléctrico en el mercado general. En la actualidad, el modelo LEAF es una de las opciones más solicitadas.

En el campo de los híbridos, Toyota se posiciona entre las grandes referencias de la innovación gracias a modelos como el Yaris Hybrid, que cuenta con consumo combinado y reduce las emisiones de CO2 en comparación a los coches tradicionales.

Según estimaciones del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía, con la introducción de 1.000 vehículos eléctricos e híbridos en una ciudad se dejarían de emitir más de 30.000 kilogramos anuales de gases contaminantes y más de dos toneladas de CO2.

Los precios de estos coches son cada vez más asequibles y en cuanto al coste de uso, es inferior al de un automóvil tradicional: según un estudio de Nissan los coches ecológicos pueden ahorrar unos 150 euros al mes frente a un diésel si se conducen 50 kilómetros diarios de media. Una pega que frenaba a muchos consumidores a la hora de comprar un vehículo eléctrico era su autonomía, pero ahora las baterías superan ya los 150 kilómetros. Además, la ampliación de puntos de carga ha sido más que notable en los últimos años -Endesa, por ejemplo, ha instalado más de 700 de distinto tipo toda España, algunos de carga ultrarrápida- por lo que todo apunta a que la normalización en su uso está a la vuelta de la esquina.

Ahorro en impuestos y circulación

Con los coches ecológicos no solo se ahorra en combustible y mantenimiento: también podemos evitar el pago de diferentes impuestos. Todos los coches eléctricos, híbridos, que funcionan con gas natural, GLP o hidrógeno está exentos de pagar el Impuesto de Matriculación. Los ecológicos de renting pueden acceder también a una bonificación de hasta el 30% en el IRPF, y al comprarlos pueden acogerse, además del Plan PIVE, al Plan Movea.

En Madrid, estos vehículos cuentan con una bonificación del 75% en el Impuesto de Tracción Mecánica y no están obligados a pagar en las zonas de estacionamiento regulado (SER). Además, están autorizados para circular por las Áreas de Prioridad Residencial y por los carrilles reservados para vehículos de alta ocupación (VAO).

Fuente: 20minutos

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *