Las pendientes urbanas de San Salvador de Jujuy

“La Geografía no solo busca analizar e interpretar el territorio, sino también observar y aprender de las transformaciones que nosotros realizamos sobre el espacio habitable. Con la finalidad de utilizar esas técnicas y herramientas en nuestro espacio habitado,  generando un criterio de sustentabilidad en los ciudadanos.”

Eduardo Omar Soto

 

A partir del método geográfico y sus respectivos pasos podemos encontrar una gran variedad de problemas urbanos como la cantidad de habitantes que la conforman. Junto con el Urbanismo, Geografía y Arquitectura, en un marco de interdisciplinariedad.

Por medio de las ciencias  antes mencionadas, pretendo dar  conocer a los habitantes de San Salvador de Jujuy, entidades gubernamentales, organizaciones, centros vecinales, lectores,  el valor y la importancia  que pueden llegar a tener las pendientes urbanas para nuestra ciudad.

Localización (se resalta con un rectángulo de color rojo) de las pendientes urbanas en San Salvador de Jujuy – Elaboración propia en base a Google

Con la captación del hecho  y delimitación del problema (1er Paso del Método Geográfico) observamos el problema que vamos a estudiar, tanto de forma directa como indirecta. La ciudad de San Salvador de Jujuy, se localiza en el Departamento  Dr. Manuel Belgrano – Provincia de Jujuy. De origen colonial fundada el 19 de Abril de 1.593 por el colonizador Francisco de Argañaraz y Murguía. La ciudad actualmente posee una superficie habitable  de 19 km², con una población total de 265.249[1]. El espacio de la ciudad está limitado por los elementos naturales: Rio Grande y el Río Xibí-Xibi y cordones montañosos, también elementos artificiales como la red de vías del ferrocarril FFCC Belgrano, fuera de operación desde el año 1.992. Todas estas barreras impiden que la ciudad aumente su crecimiento de forma dispersa, quedando como única opción el crecimiento compacto entorno el CBD (Distrito Central de Negocios) y a través de edificios de altura, infraestructura de servicios y espacio verdes entorno a una planificación  urbana de acuerdo al espacio limitado que presenta la ciudad.

Al observar los diferentes sectores de la ciudad, podemos encontrar varias pendientes urbanas[2] a lo largo del territorio con varias extensiones, tamaños, como así también localizados en puntos estratégicos entre dos o más  unidades barreales, próxima una zona comercial y al CBD (Distrito Central de Negocios), son lugares estratégicos que lamentablemente en nuestra ciudad no son tenidos en cuenta, no existe un programa a cargo del gobierno municipal y provincial o iniciativas por parte de los ciudadanos de crear, modificar las pendientes de nuestra ciudad. Que particularmente se encuentra establecido en el Código de Planeamiento Territorial y Urbano de San Salvador de Jujuy – Municipalidad de San Salvador de Jujuy, precisamente en la Sección II Ejes Estratégicos: Art. N°6 – Inciso a), establece la recuperación y puesta en Valor del Paisaje Natural y Urbano, para potenciar la imagen de la ciudad/territorio en búsqueda de una armonía que tienda al disfrute democrático del paisaje, aprovechando equilibradamente las características morfológicas que constituyen su soporte. Tiene como características fundamentales:

– estabilización, recuperación, protección y aprovechamiento de barrancas.

– creación de parques naturales en territorio.

– normativas de preservación, conservación y/o mitigación.

Las entidades políticas de gobiernos anteriores y actuales continúan sin crear y aprovechar estos espacios urbanos, que podrían llegar a generar una innovadora creación en el espacio público de nuestra ciudad. Logrando una modificación  en la ideología urbana, la cual, no se limita a lo académico, sino también a una reflexión  crítica[3].

Desde otra perspectiva, Cintia  G. Paredes[4], nos propone los siguientes argumentos, referido al beneficio de estos nuevos espacios sobre el tejido urbano:

Actualmente se perfila a la compacidad. El problema radica en que en la actualidad no hay planteado un modelo de ciudad compacta “HABITABLE” o por lo menos atractiva para adoptar, sin contar que todo parte de un modelo socio-cultural en el que el ideal de vida se basa en un formato norteamericano. En realidad desde nuestra disciplina se está comenzando a indagar sobre la posibilidad de generar centros compactos y habitables, saludables, confortables, con las características que se buscan en las periferias, sobre todo el contacto con la naturaleza (aquí cobra fuerza la idea de terrazas verdes o la creación de un espacio público en pendientes urbanas).

Vista de la Calle Santa Catalina, se observa una vegetación tupida. 2.016.

Volviendo al eje, la focalización de las pendientes urbanas debería extenderse a todos aquellos espacios residuales dentro del tejido urbano, ya que cualquiera de estas son áreas de oportunidad, para generar espacio público, sobre todo en zonas actualmente conflictivas. Las pendientes urbanas podrían ser una categoría dentro de estos espacios intersticiales. Estos también podrían ser ocupados con vivienda como sucede en la urbanización de Villa Lischer[5]  Suecia, equipamiento, plazas,  a fin de complementar la zona donde se inserten. Apuntaría a la relevancia del espacio público “de calidad” como generador de ciudad, hacer hincapié en el carácter transformador que tienen.

Finalmente, estos proyectos no solo se pueden aplicar en el contexto local, también puede ser utilizados en el contexto regional, en los diferentes sectores de las ciudades del mundo que presenten el mismo caso, que el de la ciudad de San Salvador de Jujuy. Revitalizar los espacios sin función o transformarlos, lamentablente la mayoría de las ciudades latinoamericanas se encuentran padeciendo las consecuencias de una falta de planificación, de interés, de urbanidad, de ciudad, no obstante hoy en día, se está tomando conciencia, juntamente con todo un movimiento ecologista, sobre la necesidad de urbes habitables, desde la arquitectura se está abordando la problemática desde dos flancos; por un lado la búsqueda de modelos de centros de alta densidad, y por otro lado la generación de nuevos centros en la periferia. También está demostrando que la participación de los ciudadanos es menester en la elaboración de proyectos, no por nada es precisa la aprobación de los mismos ante un estudio de impacto ambiental.

No solo depende de los arquitectos, urbanistas, ingenieros, geógrafos, generar obras en beneficio de los ciudadanos, también los habitantes a través de la percepción y observación pueden generar una mirada distinta y contribuir nuevas ideas. Logrando que estos espacios generen una nueva forma de crear ciudades más sociables e innovadoras.

Agradecimiento: a los aportes académicos de Cintia Gisela Paredes, quien a través de su perspectiva, generó argumentos y reflexiones propios de la disciplina arquitectónica.

 

Autor: Eduardo Omar Soto. Profesor de Geografía en el Instituto de Educacion Superior (Jujuy, 2012). Licenciado en Geografía por la Universidad Nacional de Catamarca (2015).

 

[1] Censo 2010 INDEC (Instituto Nacional de Estadística y Censo).

[2] Pendiente: es una inclinación del terreno, respeto a la línea del horizonte. El término pendiente urbana es de autoría propia, aunque no esté establecido como elemento oficial en los libros de urbanismo o en los artículos de prestigiosos urbanistas, arquitectos, geógrafos.

[3]  Castell, Manuel. La Cuestión Urbana. Editorial Siglo XXI.

[4]  Estudiante de la Facultad de Arquitectura, Urbanismo y Diseño – Universidad Nacional de Córdoba (Argentina). Actualmente se  encuentra elaborando su proyecto de tesis, referido  a la manera de “Hacer ciudad en la Periferia”.

[5] Para  obtener más información  sobre el proyecto de Villa Lischer, les recomiendo el siguiente link: http://www.arqhys.com/modernas-villas-residenciales.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *