La descarbonización de la economía y de la producción energética como fuente de oportunidades de negocio y de innovación

Europa tiene un problema de dependencia energética exterior que cuesta 400.000 millones cada año mientras los costes de la energía renovable han caído en picado porque la continentalidad permite unir fuerzas.


La descarbonización de la economía y de la producción energética ha dejado de ser una opción para convertirse en una apuesta obligada de los estados y de las empresas, aunque también puede ser una fuente de oportunidades de negocio y de innovación. Así lo han expuesto expertos españoles y extranjeros que han participado en un debate EFEfórum Energía sobre “Los desafíos del marcado europeo de la electricidad ante la descarbonización de la economía” organizado por la Agencia EFE y Euroactiv con apoyo de EFEverde y la Polish Electricity Association.

Entre los desafíos a los que se enfrenta el mercado europeo de la electricidad, los ponentes han citado la necesidad de favorecer las interconexiones entre estados miembros y empoderar a los ciudadanos como actores activos en ese proceso. Todos los ponentes se han referido al “paquete de invierno” (medidas para la transición energética) impulsado por la Comisión Europea, aunque han discrepado sobre la diferente capacidad de los estados miembros para ponerlas en marcha y las diferentes velocidades y sensibilidades existentes en el seno de la UE.

Medidas para la transición energética

En ese sentido, el alemán Frank Umbach ha señalado que “tenemos que tener en cuenta lo rápido que debemos ir, pero también lo rápido que podemos ir”, y ha señalado que el modelo de su país no es extrapolable a otros y adolece de algunas debilidades, entre las que ha citado las redes de transporte. Filip Grzegorczyk, vicepresidente de la Polish Electricity Association, ha subrayado el esfuerzo que ha hecho su país por reducir la dependencia del carbón (ha pasado del 99 al 80%) y ha coincidido en la necesidad de avanzar hacia la descarbonización y el fomento de las energías renovables, pero de una forma equilibrada y coherente.

De la misma manera, Juan José Alba, director de regulación de Endesa ha señalado que las empresas son capaces de producir energía renovable con un coste muy competitivo carece todavía de la “firmeza y flexibilidad” que necesitan los países, y por ello ha insistido en que todavía son imprescindibles otras tecnologías (térmicas o hidráulicas) que actúen como “un seguro”. Esas opciones, según Alba, deberán ser sustituidas “y vemos en el horizonte algunas soluciones, como las interconexiones, que sin embargo tienen su coste y poco recorrido”, por lo que ha apostado por mantener “lo que tenemos” aunque se utilice cada vez menos en favor de las renovables.

El responsable de Endesa ha abogado además por una reorganización “total” del sistema fiscal y tarifario para evitar que más del 50 % del importe de las facturas que paga el ciudadano sean impuestos, y para que se penalice el uso de los combustibles más contaminantes. “Estamos ante algo que supone una enorme transformación y a la vez una enorme oportunidad; el sector mueve mucho dinero, pero esto no significa que la transición energética nos tenga que costar dinero”, ha aseverado.

El coste de las renovables

Ferrán Tarradellas ha recordado que Europa tiene un problema de dependencia energética exterior que cuesta 400.000 millones de euros cada año y ha apostado por favorecer las interconexiones entre estados miembros. En Europa, ha dicho, los costes de las renovables “han caído en picado, porque sabemos cómo hacerlo mejor que nadie y porque la continentalidad nos permite juntar fuerzas de cara a objetivos comunes con mayor probabilidad de éxito”.

Según el responsable en Barcelona de la CE, el ciudadano debe tener acceso a la información “en tiempo real del precio real” de la electricidad, para instalar tecnologías de consumo más barato o poner en la red su propia energía generada, y ha incidido en que la UE tiene que garantizar al ciudadano “el derecho a consumir, almacenar, generar y vender su propia energía sin tarifas discriminatorias.

Cote Romero, fundadora de Ecooo, ha opinado que el “paquete de invierno” es insuficiente “pero constituye una herramienta fabulosa y supera con creces” los objetivos de muchos estados, recoge “ampliamente” las directivas de renovables y pone el foco en los consumidores. “Hoy día no se puede discutir la competitividad económica de las renovables, aunque un mercado eléctrico basado únicamente en esas energías necesita el respaldo de otras, ha subrayado Romero, quien sin embargo ha lamentado que se pretenda hacer con energías fósiles y nucleares cuando existen otras opciones, como la interconexión o el almacenamiento.

Fuente: 20 minutos


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *