La consellería de Medio Ambiente y Sogama lanzan un decálogo para ayudar a reducir el desperdicio alimentario

La Consellería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio lanza, en colaboración con Sogama, un decálogo de recomendaciones para ayudar a reducir el desperdicio alimentario. Con esta iniciativa, la Xunta de Galicia quiere difundir cinco sencillos pasos para evitar que la mayor parte de la comida que compramos acabe en el caldero de la basura.

Desperdicio alimentario

De este modo, y en línea con la propósito marcado por el Parlamento Europeo para que, en el horizonte de 2030, se reduzca a la mitad el desperdicio alimentario; el departamento de Medio Ambiente publica a través de la web de Sogama una lista de cinco recomendaciones que contribuirán a conseguir este objetivo.

Así, se invita a la ciudadanía a hacer un consumo responsable mediante una compra planificada y un simple vistazo al frigorífico, antes de salir al mercado, para comprobar los alimentos que realmente nos hacen falta. Además, la apuesta por los productos a granel, locales, de calidad y de temporada nos puede ayudar a disminuir los desperdicios alimentarios, así como tener clara la diferencia entre la fecha de caducidad y el consumo preferente de los productos.

En este sentido, hace falta tener en cuenta que la fecha de caducidad indica el día límite de un alimento en buen estado, mientras que la fecha de consumo preferente se refiere al tiempo en el que el producto aún mantiene intactas sus propiedades, pero que, transcurrido ese tiempo, algunas de sus características pueden verse alteradas (sabor y textura, por ejemplo).

Descartar viejas creencia
Además, acomodar las raciones al número de comensales también ayuda a conseguir el objetivo de reducir al mínimo la cantidad de alimentos que desperdiciamos. Para eso, hace falta ir mudando la creencia de que ‘más valle que sobre que que falte’. Así, se sobra comida, la conserva para otro momento y mismo la podemos congelar y consumir más adelante (más información en www.aproveitatedoquechesobra.es). Igualmente, si nos encontramos en un restaurante, lo que nos sobra podemos aprovecharlo en el hogar. Basta con pedir que en el lo pongan para llevar.

Las ventajas del compostaje doméstico
Por último, la Consellería de Medio Ambiente y Sogama aconsejan a las personas que disponen de jardín o huerta que aprovechen las ventajas del compostaje doméstico con el objetivo de transformar los residuos orgánicos en un abono de alta calidad. Los interesados pueden obtener más información la este respeto en la web www.compostaconsogama.gal, donde se muestra el proceso, así como las potencialidades del autocompostaje para poder sacarle el mayor rendimiento a los restos de comida no comestibles.

Para repañar el plato
La Consellería de Medio Ambiente publicará este decálogo a través de la web de Sogama, donde, además, se puede encontrar un libro de recetas Para repañar el plato!, que ofrece una gran variedad de menús elaborados con comida sobrante, así como un amplio abanico de sugerencias para conservar los alimentos. El libro de recetas está la disposición del público aquí.

Es importante recordar que cada año se tiran en Europa alrededor de 89 millones de toneladas de alimentos y se estima que los hogares son responsables de que el 42 por ciento de la comida acabe en el cubo de la basura, con la particularidad de que el desperdicio alimentario representa el tercero emisor de carbono. De hecho, la Comisión Europea ya alertó en su momento sobre este problema y el Parlamento Europeo propuso que, en el horizonte de 2030, se reduzca a la mitad el desperdicio alimentario.

En nuestro caso, los alimentos que mayoritariamente tiramos a la basura son las frutas, las verduras y el pan fresco. Las causas más comunes de esta mala praxis están en las compras compulsivas, siempre lejos de las necesidades reales; la deficiente conservación o almacenamiento por el exceso de tiempo, el olvido para el consumo, productos caducados, exceso de comida o preparación impropia, las excesivas cantidades a la hora de servir las raciones, los packs o envases demasiado grandes y los productos con la fecha de consumo preferente expirada.

Fuente: http://cmaot.xunta.gal

Descargar Decálogo alimentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *