La biodiversidad de los bosques de España está en peligro de extinción

Un 26% de las plantas y animales de los bosques de España se encuentra en estado crítico, según un nuevo informe sobre El estado de los bosques mediterráneos, elaborado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Plan Bleu. España lidera la lista de países con especies en extinción, seguida por Italia (21%), Turquía (17%) y Marruecos (15%).

 


Los bosques del Mediterráneo, si bien constituyen la segunda mayor concentración de biodiversidad en el mundo, cuentan con 300 variedades de seres vivos amenazados, lo que representa un 16% del total de las existentes.

El estudio advierte que estas especies se han visto seriamente afectadas a causa de la degradación de los bosques, ante el abandono de la tierra y los incendios. “Los bosques mediterráneos llevan adaptándose desde hace tiempo a las presiones causadas por el desarrollo humano. Pero estas presiones nunca han sido tan extremas como ahora”, afirmó Hiroto Mitsugi, Subdirector General de la FAO al frente del Departamento Forestal.

En todo el Mediterráneo, los bosques albergan tres cuartas partes del total de especies de mamíferos en esta área, casi la mitad de las especies de vertebrados de la región y cerca de las tres cuartas partes de los insectos terrestres. Los bosques dan refugio también a más de una cuarta parte de las especies de plantas más altas de la región.

Causas de la degradación

El cambio climático sigue siendo la amenaza más importante. El aumento de las temperaturas, los patrones de lluvia irregulares y las sequías más prolongadas alterarán significativamente la cobertura y distribución de bosques y árboles en los próximos años.

Por ejemplo, cuando los árboles intentan resistir las sequías, agotan sus reservas de carbono y producen menos carbohidratos y resinas, que son esenciales para su salud. Esto ya ha provocado una disminución o la muerte de robles, abetos, piceas, hayas y pinos en España.

La escasez de agua y la erosión del suelo son especialmente dañinas para los bosques mediterráneos, ya que los suelos son más delgados y pobres que en otras regiones.

Los incendios forestales siguen representando una amenaza importante. Aunque la cifra de incendios ha disminuido, el número de incendios de mayor extensión (que afectan a más de 500 hectáreas en todo el Mediterráneo) ha aumentado. El informe prevé que esta tendencia continúe: habrá en general menos incendios, pero de mayor envergadura.

En España, en las últimas décadas, los fuegos incontrolados se han convertido en uno de los mayores problemas medioambientales. A pesar de ello, las quemas agrícolas siguen siendo habituales durante el invierno, con el fin de convertir los terrenos en pastizales para la ganadería extensiva. Y a pesar de las prohibiciones, las poblaciones rurales aprovechan las condiciones climáticas favorables para eliminar matorrales a través del fuego. El estudio destaca el papel de los Equipos de prevención integral de incendios forestales, una iniciativa del Ministerio de Pesca, Alimentación y Agricultura que se encarga de conciliar los intereses de las actividades humanas con el medio ambiente, contribuyendo a mantener los usos tradicionales de la población rural.

Bosques mediterráneos y españoles: datos clave

• El área de bosques de los países mediterráneos es de cerca de 88 millones de hectáreas, equivalente al tamaño de Francia e Italia, lo que supone el 2% de la superficie forestal mundial. El área de bosques de España es de más de 18 millones de hectáreas, la mayor de toda la región, seguida por Francia (17 millones), Turquía (12 millones) e Italia (9 millones).

• Al menos 339 (un 16%) de las especies de animales y plantas del bosque mediterráneo se encuentran en peligro de extinción. Los bosques de los siguientes países tienen el mayor número de especies amenazadas: 26% n España, 24 en Italia, 21 en Grecia, 17 en Turquía y 15 por ciento en Marruecos.

• En general, el aumento en la superficie de bosque ha sido ligeramente mayor en el norte del Mediterráneo que en el sur, pero, a nivel país, la mayor pérdida de área forestal se ha producido en los países europeos (los que más área de bosque perdieron entre 1990 y 2015 fueron Portugal, Bosnia y Herzegovina y Albania). España, por su parte, ganó un poco más del 3%.

• Hay 80 millones de hectáreas de tierras degradadas -incluidos los bosques-, en el Mediterráneo

• Las áreas protegidas han aumentado, situándose en un 19%. Por zonas, en el mediterráneo norte esta cifra alcanza el 30%, y, concretamente en España, el 23%.

• De los 57 lugares considerados Patrimonio de la Humanidad declarados por la UNESCO, 4 son  naturales.

• Los bosques almacenan más de 5 000 millones de toneladas de carbono (cerca del 2% del carbono forestal mundial), con un aumento de 1 650 millones (2 por ciento anual) entre 1990 y 2015. De ellos, España es el cuarto que más almacena, con 600 millones.

• Cada año se queman más de 400 000 hectáreas de bosques.

El informe abarca 27 países: Albania, Argelia, Bosnia y Herzegovina, Bulgaria, Croacia, Chipre, Egipto, Francia, Grecia, Israel, Italia, Jordania, Líbano, Libia, la ex República Yugoslava de Macedonia, Malta, Mónaco, Montenegro, Marruecos, Palestina, Portugal, Serbia, Eslovenia, España, República Árabe Siria, Túnez y Turquía.

Descargar el informe

State of Mediterranean Forests 2018

Beneficios de los bosques mediterráneos

Los bosques mediterráneos son fuente de madera, alimentos, energía, medicinas y agua, y proporcionan una amplia gama de bienes, servicios y oportunidades, desde tableros, papel, corcho, setas, trufas, miel y piñones hasta servicios de recreación, turismo y empleo. Purifican nuestro aire, protegen nuestros suelos y el agua, y regulan nuestro clima.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *