¿Cómo enseñar a los niños a ser amigables con el ambiente?

Reducir tu huella de carbono no es nada fácil. Requiere de mucho esfuerzo y disciplina, sin embargo puede ser divertido y gratificante. Cuidar el ambiente no es algo que siempre se aprenda desde pequeños, de hecho, la mayoría desarrolla esta sensibilidad una vez que alcanza la madurez necesaria para reflexionar.

¿Te imaginas lo diferente que sería el mundo si se aprendiera desde pequeños a valorar nuestro planeta? Seguramente no estaría tan destruido como lo está ahora. Según Gananci, estas son algunas frases de aliento para momentos difíciles.

Los hábitos se desarrollan mejor a temprana edad, de manera sencilla y a menudo emocionante. Si quieres que tus hijos, hermanito, o sobrinos sean amigables con el ambiente, no puedes dejar de seguir los siguientes consejos:

Recicla y reutiliza

Reciclar plástico, papel, latas, etc. y reutilizar botellas de agua, es una manera práctica de desarrollar hábitos “verdes”. No obstante, podemos enseñarles a los niños otras opciones de reciclaje y reutilización que vayan más allá del uso de recipientes azules, verdes y amarillos.

Los niños pueden pedir libros como el último de Dora la Exploradora, pero en lugar de esto, lo mejor es que vayas a la biblioteca local y dejes que elijan algunos. La verdad es que tener una biblioteca en casa es una buena manera de criar un ratón de biblioteca. Sin embargo, debes limitar la compra de libros clásicos. ¡Mejor usa la biblioteca local!

Además de los libros, cuando vayas a una juguetería, guíalos a elegir juguetes que estén hechos para durar muchos años. Una vez que crezcan, estos juguetes pueden pasar a los hermanos más pequeños.


Salgan al aire libre

Los padres pueden motivar a los niños y a otros niños del vecindario a organizar y ejecutar una limpieza en la comunidad. Este tipo de actividad puede convertirse en un reto divertido al crear grupos que compitan para conseguir la mayor cantidad de basura.

Otra manera increíble de enseñarles a los niños sobre prácticas ambientales es construir un jardín, o tal vez un huerto. Cavar en la tierra y ver cómo las plantas crecen y las flores florecen es una manera divertida de producir frutas y vegetales orgánicos.

Esto no solo influye positivamente en el ambiente, sino que le da una mejor presencia a tu hogar, e incluso al área donde vives.

No mates las arañas

Puede que las arañas no sean los animales más simpáticos con los que te puedas topar, tienen ocho patas y un montón de ojos. Algunas son venenosas y pueden paralizarte, pero la mayoría son inofensivas. De hecho, pueden ayudarnos.

Las arañas son habitantes beneficiosos en cualquier casa o jardín, pues contribuyen al control de plagas u otros artrópodos pequeños cada año (moscas, por ejemplo). Son depredadores dispuestos a comer cualquier insecto que se cruce en su camino.

Enséñales a tus hijos a amarlas, o por lo menos respetarlas, a pesar de que físicamente no sean muy atractivas. ¡Las arañas mantienen el equilibrio en nuestro ecosistema!

Apaga las luces

Es muy fácil ir de habitación en habitación y olvidar apagar las luces, o apagar el televisor y cualquier objeto que use corriente. Apagar y desconectar todo no es una tarea difícil, solo requiere de concentración y enfoque. Enséñale esto a los niños y se convertirá en un hábito de por vida.

Está científicamente comprobado que apagando todo, las emisiones de carbono son mucho menores. Además, implica menos gasto de dinero.

Enséñales que la energía no es gratis y que su uso excesivo incide negativamente en el planeta. No es solo decirle que apaguen todo y ya, se trata de explicarles el motivo de hacerlo.

Vive aventuras

Salir a la montaña, ir de campamento o visitar la playa para colectar caracoles, son una excelente manera de aprender sobre el cambio climático y los hábitats naturales. Es bueno también que les inculques a los a niños ese sentido de pertenencia y conservación.

Asegúrate de llevar siempre bolsas plásticas contigo, de manera que al ver basura en el suelo puedas recogerla. Si quieres convencer a alguien, sigue estos trucos secretos en Gananci.

Después de trabajar en el jardín, separar el plástico y el papel, deja a un lado los dispositivos tecnológicos e imprégnate de naturaleza junto con los niños. De esta manera les enseñarás a disfrutar mejor de la naturaleza.

¿Estás listo para preparar la generación del futuro?

Descripción del autor: Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.

Twitter: @edigomben


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *