Diseñar un producto sostenible ¿qué características debe presentar?

Anteriormente en Tysmagazine hemos hablado sobre la sostenibilidad. En el post de hoy concretaremos sobre algunas de las características que se deben contemplar en el diseño de los productos sostenibles.


Una de las maneras más sencillas de ver e integrar la sostenibilidad en los productos es seguir los criterios o requisitos de las etiquetas ecológicas o ecoetiquetas. A pesar de ello, existe gran diversidad de ecoetiquetas a nivel mundial por lo que es complejo saber cuál es la más adecuada para un producto y si realmente tiene un beneficio real en el medio (natural y social). Para esta razón, no vamos a hablar de ninguna ecoetiqueta en concreto, sino que vamos a centrarnos en el Diseño Sostenible. Este tipo de diseño tiene en cuenta todas las acciones, en el sentido más amplio, orientadas a la mejora ambiental del producto o servicio desde su creación en la etapa conceptual, hasta su tratamiento como residuo. Es decir, en todas las etapas de su ciclo de vida.
El diseño sostenible presenta las siguientes características:

1. El producto tiene que suponer una mejora ambiental (social, económica, del medio natural y paisajístico).

El producto tiene que ser sostenible, produciendo una mejora en la sociedad y en su entorno, siendo competitivo económicamente. Este es un pilar fundamental sobre el que tiene que girar el diseño y la producción del mismo. Estos beneficios deben ser cuantificables y comparables. Por ello, todos los sellos ecológicos o sociales presentan un sistema de indicadores objetivo.

2. Diseño por un equipo multidisciplinar y bajo criterios metodológicos

El diseño sostenible de un producto o servicio introduce los criterios de sostenibilidad en sus fases iniciales, desde la concienciación del producto. Por esta razón, hay que contar con un equipo profesional multidisciplinar que aporten distintas visiones al proyecto ya que la integración de criterios de sostenibilidad es una tarea de enorme complejidad. A partir de la composición de este equipo formado por profesionales con altos conocimientos sobre la producción y la sostenibilidad (residuos, energía, impacto social, biodiversidad, etc.) se puede abordar un diseño sostenible de manera eficaz.
Los productos sostenibles no responden a un fenómeno accidental, sino que responde a una metodología y a una planificación. Por tanto el diseño debe estar enmarcado dentro de una metodología que pueda evaluarse con un sistema de indicadores objetivos y comparables. Esto permitirá detectar la sostenibilidad del producto.
La complejidad de un producto sostenible, no sólo se reduce al empleo de materiales reciclados o la reducción de energía. La sostenibilidad afecta tanto al medio natural como social por tanto es necesaria una evaluación más integral.

3. Un producto sostenible debe aportar valor tanto al consumidor como en toda la cadena de producción.

En primer lugar este producto tiene que ser viable y darle un beneficio al consumidor y a los componentes de producción. Si una de las secciones de la cadena de producción pierde o no recibe este valor entonces los productores dejan de producir. Lo mismo pasará con los consumidores que si no perciben este valor entonces dejarán de consumir el producto y éste desaparecerá del mercado.

4. Interiorizar los costes sociales y ambientales

El diseño sostenible como eco-diseño debe internalizar los costes sociales o ambientales, mientras que el capitalismo tradicional externaliza los costes para que los pague otro, como pueden ser los proveedores.

5. Realizar un diseño teniendo en cuenta todo el Ciclo de Vida

El diseño sostenible evalúa de forma global los costes e impactos, a lo largo de toda su vida útil, tanto de los productos como de los servicios. El diseño incorporará criterios de sostenibilidad tanto en su concepción como en su uso y eliminación.

 

Documental Comprar, tirar y comprar

Por tanto el diseño tiene que fomentar la durabilidad. Acabar con la cultura de usar y tirar (Ver video anterior) e implementar criterios que permitan al producto durar lo máximo posible o, en su defecto, debe ser fácilmente reparable a un precio asumible. El diseñador debería también tener en cuenta en su proyecto la facilidad de sustitución de las piezas defectuosas por parte del usuario, tratando de hacer menor el número de intervenciones de los servicios técnicos, con el consiguiente ahorro. Además el diseño tiene que contemplar el reciclado de los productos de manera afectiva y responsable. El tratamiento de los residuos debe favorecer la recuperación de materiales, el desmontaje fácil y seguro, así como la fácil identificación de sus materiales.
Sin olvidar la reducción del consumo de recursos y de energía, así como favorecer la calidad de vida de los productores o habitantes del entorno de la producción.

6. Los productos de consumo en general tienen que ser “inclusivos”.

Este criterio que rara vez se menciona, se refiere a que la mayoría de la población pueda tener acceso al mismo o beneficiarse del mismo. Si un producto destinado al público en general sólo es accesible por un público reducido con alta renta económica entonces no se debe definir como sostenible ya que favorece una discriminación económica. Esto no quiere decir que no sea un producto ecológico, ya que como hemos dicho la sostenibilidad abarca también criterios sociales. Ahora bien, existen productos que por emplear tecnologías muy novedosas tienen un coste especialmente elevado en sus fases iniciales de comercialización, o que debido al proceso de interiorización de costes estos productos presentan valores superiores.

7. Los productos sustentables evolucionan

Un producto si quiere ser competitivo debe estar en constante en evolución. No solo por las mejoras tecnológicas y metodológicas que hacen variar los procesos por otros más efectivos, sino también por los cambios del mercado que hace necesario una adaptación del producto a las demandas de la sociedad.


Conclusiones

El diseño sostenible permite concienciarnos de las consecuencias en el medio y en nuestra sociedad de los productos que consumimos o que creamos. Por tanto es tan importante que el diseño sostenible se generalice y no sea una alternativa minoritaria. Es obvio que ante un tema tan complejo nos han quedado variables en el tintero, por ello Tysmagazine agrace todas las aportaciones que queráis incluir.

Autor: Jose M. Taboada

 

tysgal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *