CAMBIANDO DE UNA MOVILIDAD URBANA INSOSTENIBLE A SOSTENIBLE

Hoy en TYS Magazine vamos a reflexionar sobre la movilidad urbana y la sostenibilidad de la misma, mostrando las problemáticas y soluciones que se están diseñando.

La generalización del uso del coche  privado a pesar de sus beneficios, ha acarreado una serie de problemas ambientales y sociales (contaminación del aire, excesivo consumo de energía, efectos sobre la salud y saturación del tráfico en las ciudades).


La trama urbana de muchas ciudades no estaba preparada para el tráfico motorizado o no para tales volúmenes de coches. Las ciudades antiguas estaban diseñadas y orientadas a los desplazamientos del peatón, de los caballos y  sus carruajes, estos considerablemente más estrechos que los vehículos actuales. Esta morfología urbana chocó con el nuevo modo transporte (el coche)  provocando  en el siglo XX que muchas ciudades se adaptaran para su uso.  Provocando una forzada convivencia entre el peatón y el coche por calles muy estrechas. Actualmente la sociedad  se está dando cuenta del grave error de forzar la circulación motorizada en estos cascos urbanos antiguos  y se está favoreciendo  su peatonalización.

movilidad urbana

Además muchos diseños urbanísticos en vez de evitar desplazamientos, los incrementaron, debido a la creación de zonas con usos uniformes, como barrios exclusivamente residenciales o de servicios. Esta planificación aumentó las distancias entre el lugar de residencia, y sus lugares  de trabajo u ocio, favoreciendo el uso del coche.  Actualmente los actuales planificadores diseñan tramas urbanas con complejidad de usos (siempre compatibles) para reducir los desplazamientos en la medida de lo posible.

En las tramas urbanas consolidadas es más difícil aportar soluciones urbanísticas, aunque existen  propuestas que pueden promover considerablemente los desplazamientos no motorizados.

Debido a la generalización de los problemas  ambientales y sociales que ha provocado la proliferación del uso del  automóvil, las distintas administraciones y el conjunto de la sociedad han tomado las siguientes medidas para minimizar los efectos negativos del uso excesivo del vehículo privado:

          Regulación para que los vehículos sean más seguros, silenciosos, limpios y ecológicos. La tecnología de los coches ha avanzado considerablemente siendo hoy mucho más seguros, silenciosos y menos contaminantes, y ya es habitual ver en las ciudades coches eléctricos y/o híbridos. Esto se debe a que las normativas cada paso  son más rigurosas con los vehículos motorizados, un claro ejemplo son los objetivos de emisiones impuestos por la Unión Europea para 2020 (95 gramos de dióxido de carbono por kilómetro).  Por desgracia la mejora de los coches no es suficiente para resolver los problemas de movilidad sostenible.

          Compartir el vehículo privado. Existen vías que sólo pueden circular vehículos que llevan varias personas (VAO).  Y existen multitud de páginas web para compartir vehículo, lo que permite reducir costes a los usuarios y  contaminación al medio.

          Promoción del transporte público en las ciudades. El transporte público (autobús, metro, tranvía, etc.) es una de las soluciones más eficaces para solventar  los problemas de movilidad en una ciudad.  Son mucho más eficaces que el transporte individual en consumo de energía. Además facilitan la circulación, por ejemplo, un autobús ocupa el espacio de 2-3 coches y puede transportar 60 personas y en relación a los 10-15 pasajeros potenciales que pueden llevar estos vehículos. Los transportes públicos descongestionan considerablemente las ciudades. 

El éxito del transporte público dependerá del coste proporcional al servicio y a su sociedad, de  los horarios y rutas adecuados a la población, y la puntualidad del servicio, para facilitar la movilidad de los autobuses es fundamental planificar redes completas de carril BUS-TAXI.

          A nivel local se están promoviendo el uso de la bicicleta. En muchas ciudades se han realizado carriles bici o se promueven el préstamo de bicicletas. Un buen ejemplo en España de promoción del uso de la bicicleta es Vitoria, con 78 km de carril-bici.

Las principales dificultades que tiene el uso de la bicicleta son: La topografía (las pendientes fuertes o moderadas reducen el uso de la bicicleta), la difícil convivencia con el tráfico rodado (la inseguridad es otro factor que limita su uso) y su carácter cultural (percepción social del uso de la bicicleta).

bicicletas

          Promoción de los desplazamientos peatonales, mediante aceras más anchas, creación de senderos por las zonas periurbanas, o paseos alrededor del borde litoral o a la par de un río.  La creación de  itinerarios atractivos favorece el desplazamiento a pié.

          Otras medidas que favorecerían la mejora de la movilidad podrían ser la implantación de aparcamientos disuasorios periféricos, las turboglorietas, la regulación de los tiempos de espera en los semáforos, etc.

Existen multitud de soluciones para fomentar una movilidad sostenible, la más importante es la concienciación, ya que sino se ve el problema difícilmente se verá la solución. Tysmagazine es consciente que aún está lejos que nuestras ciudades presenten una movilidad sostenible, a pesar del aumento de la sensibilidad y de nuestra capacidad tecnológica, lo único que sabemos es que merece todos los esfuerzos. 

Autor: Jose M. Taboada

 

tysgal

2 comments

Dejar un comentario
  1. Demangeon

    Me gusta el artículo aunque el último párrafo quizás habría que matizarlo. La concienciación puede servir para que las personas entiendan las causas del problema y sus posibles soluciones, pero no tiene porqué cambiar su conducta ya que ésta puede ser perfectamente racional a nivel individual. Precisamente la planificación tiene que concentrarse en aumentar los costes del vehículo privado, ya que éste genera externalidades no pagadas por sus usuarios, y en hacer más atractivos los modos alternativos sostenibles hasta el punto que a la mayor parte de los usuarios le resulte más útil escoger los segundos frente al primero.

    Un saludo

  2. Pingback: Hay un sábado de común denominadores | SurSiendo Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *