El Banco Mundial hace un análisis de las políticas sobre energía sostenible en 111 países

Un número cada vez mayor de países en desarrollo — México, China, Turquía, India, Viet Nam, Brasil y Sudáfrica— se están convirtiendo en líderes en energía sostenible y ya cuentan con sólidas políticas para promover el acceso a la energía, las energías renovables y la eficiencia energética, según un nuevo informe del Banco Mundial.

Energía sostenible

Los parques eólicos son un claro ejemplo de energía sostenible

Sin embargo, en dicho informe, titulado RISE (Regulatory Indicators for Sustainable Energy) y en el que se presentan indicadores de políticas sobre energía sostenible, se señala que en cada región del mundo, y en particular en África al sur del Sahara, hay muchísimo margen para lograr mejoras.

RISE es el primer sistema mundial de este tipo para la calificación de políticas, al evaluar a 111 países en tres aspectos: acceso a la energía, eficiencia energética y energía de fuentes renovables. El informe tiene por finalidad ayudar a los Gobiernos a determinar si cuentan con un marco regulador y de políticas para propiciar avances en materia de energía sostenible, y señala en qué ámbitos se puede hacer más para atraer inversión privada. RISE también permite a los países medir su desempeño en comparación con otros y hacer un seguimiento de sus progresos a lo largo del tiempo.

“RISE será una herramienta muy útil para los responsables de la formulación de políticas, pues les ayudará a identificar e impulsar políticas y regulaciones que estimulen la clase de inversiones necesarias para ampliar el acceso de todos a energía moderna, asequible y segura”, dijo Riccardo Puliti, director superior y jefe de Prácticas Mundiales de Energía e Industrias Extractivas del Banco Mundial.

El informe fue preparado como una contribución a la iniciativa Energía Sostenible para Todos. Rachel Kyte, directora general de la iniciativa y representante especial del Secretario General de las Naciones Unidas, dijo: “Al mundo le urge lograr la transición a la energía limpia, proceso que permitirá suministrar servicios de energía a todos, crear empleo, garantizar la atención de salud y la educación, y posibilitar el crecimiento de las economías. Un elemento clave para esa transición es el aumento del uso de energía de fuentes renovables”.

 “El informe RISE ofrece a los rectores de las políticas e inversionistas la información más detallada a nivel de los países disponible hasta ahora sobre cómo podemos aplicar reglas del juego equitativas con respecto a la energía de fuentes renovables en todo el mundo. Con políticas inteligentes se puede acelerar esta transición”, agregó.

Si bien muchos de los países encuestados en el marco del sistema RISE han adherido a la agenda sobre energía sostenible, en el informe se identifican importantes deficiencias en materia de políticas en todas las regiones y se ponen de relieve las oportunidades para avanzar con rapidez. África al sur del Sahara es la región con menos electrificación en todo el mundo: allí, 600 millones de personas aún viven sin energía eléctrica. El 40 % de los países de África al sur del Sahara encuestados en el marco de RISE no han adoptado casi ninguna de las medidas de política necesarias para acelerar el acceso a la energía, en comparación con menos del 10 % de los países asiáticos. Las excepciones son Kenya, Tanzanía y Uganda, que cuentan con sólidos marcos de política.

El sistema RISE permite determinar dónde es más necesario realizar esfuerzos adicionales: los países desarrollados y en desarrollo deben aunar sus fuerzas. De los principales 10 países de alto impacto en materia de energía renovable y eficiencia energética, todos cuentan con marcos de política relativamente sólidos. No puede decirse lo mismo de los principales 10 países de alto impacto en materia de acceso a la energía: tanto Nigeria como Etiopía aún deben avanzar mucho en sus políticas y regulaciones. En el informe se señala que para mejorar el acceso a la electricidad se requiere un mayor equilibrio entre la asequibilidad de los consumidores a la energía eléctrica y el mantenimiento de la viabilidad financiera de las empresas que suministran el servicio.

Ante la fuerte disminución del costo de los paneles solares, ahora existe una oportunidad para suministrar electricidad a aquellos clientes que están fuera del alcance de las redes eléctricas. Sin embargo, son numerosos los países que han hecho poco por crear un entorno normativo propicio para acelerar la difusión de los sistemas de energía solar para uso doméstico.

En el informe se destaca que, en muchos países, los responsables de las políticas están prestando mucha más atención a la energía de fuentes renovables que a la eficiencia energética, sobre todo en el mundo en desarrollo. Las medidas relacionadas con la eficiencia energética suelen ser la manera más eficaz en función del costo de hacer más “verde” el sector de energía. Ejemplos como el de Viet Nam, que priorizó la eficiencia energética en la planificación de dicho sector en respuesta al elevado incremento de la demanda en la década de 1990, muestran los avances que pueden lograrse en este ámbito. Sin embargo, la mayoría de los países aún debe adoptar medidas regulatorias básicas, como el etiquetado de electrodomésticos, códigos de construcción y normas sobre rendimiento de los equipos.

En el informe RISE se concluye que las medidas para promover la energía renovable, tales como metas, incentivos e instituciones, están ampliamente difundidas. El desafío ya no consiste en cómo construir centrales eléctricas a partir de fuentes de energía renovables, sino en cómo garantizar que la creciente capacidad para ese tipo de energía pueda integrase plenamente en el sistema eléctrico y emplearse para generar electricidad.

Los datos son de libre disposición a través de una plataforma en línea que permite a los usuarios adaptar la información que requieran sobre el sector de energía eléctrica y el marco de políticas de cada país. El informe contiene 27 indicadores y 80 subindicadores, y en él se examinan más de 3000 leyes, regulaciones y documentos de políticas.

Si bien RISE es un sistema internacional de calificación de políticas sobre energía, en un informe complementario del Banco Mundial — Global Tracking Framework (Marco de seguimiento mundial) — de próxima aparición, se hará un seguimiento del desempeño de los países en lo que respecta a los objetivos sobre energía sostenible. El marco será dado a conocer en el Foro de Energía Sostenible para Todos que se realizará del 3 al 5 de abril de 2017. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *