África ha perdido una quinta parte de sus bosques desde 1900

El continente africano ha perdido un 21,7% de sus bosques con follaje cerrado desde 1900, según un análisis de registros históricos y evidencias paleontológicas realizado por tres investigadoras de la Universidad de Yale (Estados Unidos), y publicado en la revista Nature Ecology and Evolution. Este cálculo es sustancialmente menor a las estimaciones previas, que situaba la reducción entre un 35% y un 55%. Sin embargo, cabe señalar que la deforestación en algunas zonas de África occidental y oriental ha llegado a entre un 80% y un 90%.

Carla Staver, profesora asistente de ecología y biología evolutiva de la Universidad de Yale y autora principal del estudio, ha aclarado que investigaciones anteriores etiquetaron incorrectamente sabanas antiguas como regiones recientemente deforestadas.

“Hay un esfuerzo global para aumentar la cantidad de árboles que pueden atrapar carbono. En África tendría más sentido enfocar esos esfuerzos en áreas que realmente han sido deforestadas en lugar de en áreas que han sido sabanas desde hace mucho tiempo”, ha añadido.

Los bosques de África central se han salvado por las guerras

Staver y Julie C. Aleman, antigua estudiante en Yale, usaron fuentes tradicionales como mapas europeos de principios del siglo XX para calcular la extensión de los bosques africanos en 1900. También verificaron registros paleontológicos (como polen, partes de hojas conocidas como fitolitos y carbón preservado en sedimentos y suelos de lagos) para reconstruir la ecología histórica de las regiones tropicales de África.

El principal contribuyente a la deforestación del continente fue la conversión de bosques en los países de África occidental, entre ellos Ghana y Sierra Leona. Sin embargo, los bosques también se habían expandido en países de África central, como la República Democrática del Congo y la República Centroafricana.

“Como conservacionistas, es fácil considerar este estudio como una buena noticia, que la deforestación no es tan mala como pensábamos. La mala noticia es que los bosques de África central se han salvado porque los conflictos violentos han impedido el desarrollo económico a costa de vidas humanas y medios de subsistencia“, concluye Staver.

Fuente: RTVE


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *